dimarts, 30 de desembre de 2014

CHRISTOPHER MARLOWE, ENTRE LA PASIÓN Y EL MISTERIO

Los contradictorios datos biográficos sobre Christopher Marlowe (1564-1593) han dado pábulo  y han ayudado a especular sobre su biografía, señalandole como espía, homosexual, ateo, apasionado, violento e incluso copiado o revivido en la figura de Shakespeare. 


Traductor de Ovidio y Virgilio, su obra presenta en muchas ocasiones un evidente homoerotismo. Alberto Mira (1) señala que su poema "Come live with me and be my love" está inspirado en la seducción de Alexis por parte de Coryndon en la segunda Egloga de Virgilio. Poema ambíguo que traducido al castellano "My Love" se traduce habitualmente como mi amada.

Sus biografías nos hablan de un joven de origen humilde que logró una beca para Cambridge, allí cambió su formación religiosa por el estudio de la literatura clásica.

Todo indica que entró en servicio del todopoderoso  Sir Francis Walsingham, responsable de la red de espionaje isabelino y posible amante de jóvenes a su servicio. Pero el carácter rebelde de Marlowe pudo crearle enemistades, tras una acusación de herejía y blasfemia fue asesinado o desapareció en una reyerta tabernaria. Entre estas acusaciones se exponían sus supuestos sentimientos homoeróticos, o su defensa de que el Evangelista Juan y Jesus eran amantes según los cánones del amor griego y dormían en la misma cama. 

Marlowe creía en la relación sexual entre Jesús y el Evangelista.


Acusación aparte, en la obra de Marlowe podemos  ver situaciones claramente homoeróticas con una  frecuencia inusual. "Sus representaciones van desde la idealización lírica de la belleza masculina juvenil en Hero y Leandro al asesinato literalmente homofóbico del rey en Edward II." (2)

En su obre "La masacre de París" no duda en presentar al rey francés Enrique III como amante de la corte de jóvenes favoritos que le rodeaban. En "Dido, reina de Cartago" presenta a Júpiter retozando con Ganímedes.

Pero ninguna obra muestra tan claramente el amor y deseo homosexual como su obra mas conocida: Eduardo II. Marlowe humaniza a Eduardo II y lo hace víctima del complot de sus nobles. Evita mostrar simpatía por el rey asesinado brutalmente,  transformándolo "finalmente en un mártir de su pasión, en última instancia, Eduardo II es una tragedia de la soledad existencial, en el que las identidades en conflicto del protagonista se reconcilian sólo en su brutal muerte.(3)



El lema emblemático en el retrato de Marlowe en el Corpus Christi College de Cambridge, dice (en latín): "Lo que me alimenta también me destruye." Marlowe vivió rápido y murió joven. (3)


(1) Alberto Mira. Para entendernos.
(2) Biografía de Christopher Marlowe  http://www.glbtq.com/literature/marlowe_c.html
(3) Rictor Norton. El asesinato de Christopher Marlowe.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada