dimecres, 1 de desembre de 2021

TRIBUTO A ARCADIE, EL ACTIVISMO HOMÓFILO FRANCÉS ANTERIOR A 1969



A menudo hemos creado el relato de que el activismo lgtb nace a raíz de los sucesos de Stonewall de 1969, olvidando que para llegar aquí se tuvo que luchar en condiciones mucho más duras y peligrosas.





Idealizamos la lucha que tras este suceso se produjo especialmente en los países occidentales y menospreciamos las aportaciones que se realizaron anteriormente por grupos activos como el francés Arcadie o el estadounidense Te Matachine Society. 


Tras la Segunda Guerra Mundial las asociaciones gais o lesbianas desaparecieron, las personas LGTB no se les reconoció ser víctimas del holocausto y la mayoría de estados elaboraron duras leyes homofóbicas. Las respuestas vinieron desde la clandestinidad o utilizando los pocos resortes que la ley daba para visibilizar una realidad estigmatizada. El primer caso fue el camino seguido en USA, el segundo en Francia. 


ARCADIE se fundó en 1954 por  André Baudry, procedente del movimiento cristiano, en su inicio tuvo el apoyo de intelectuales franceses como Jean Costeau. Defendían el amor entre iguales, la discreción o lograr la tolerancia de la sociedad francesa.


Este grupo creó una revista con su propio nombre, se anunciaba como "revista científica y literaria, aunque su contenido era inequívocamente homosexual. Intentaban ganar la credibilidad entre la población heterosexual y rechazaban abiertamente la subcultura gay y el travestismo. Solo se repartía entre abonados, los artículos se firmaban con seudónimos, tenía sección de contactos y podían ir acompañados con fotografías, las tiradas jamás superaron los 10.000 ejemplares.


Fue prohibida a los menores de edad desde su inicio y fue objeto de censura, también se prohibió su venta en los quioscos. Baudry, fue procesado en 1955 por delito contra la moralidad, pero no fue condenado. Las leyes se endurecieron en 1960 con la terrible enmienda Mirguet que calificaba la homosexualidad de plaga social, llegaron a tener que eliminar la sección de contactos.  A inicios de los 80, con la despenalización de la homosexualidad, el drupo desapareció.


Es cierto que Baudry dio un toque moralizante a la asociación y sus publicaciones, propio de su época; pero es completamente falso, como se les ha señalado, que se quedaran aquí o que defendieron la pederastia griega simplemente. Su objetivo era”educar a las élites para cambiar la mentalidad… construir una ética homosexual en que las relaciones entre los individuos fueran más allá de lo sexual, cambiar la percepción que se tiene de la homosexualidad y mostrar su cultura y su historia” (1)


Contra lo que se ha señalado, no se trataba de un grupo cristiano, en su seno convivían distintas visiones que se trasladaban en sus publicaciones donde podían convivir escritos sobre la biblia, con otros sobre Marcuse o Daniel Guerin. Era un grupo muy heterogéneo con delegaciones en distintos departamentos franceses. Organizaban  actos y fiestas; no solo mostraban el mundo Griego, en 1956 estrenaron el film de Genet “Un chant d’amour”. Trataron temas como la salud sexual o el derecho a las uniones civiles. La visibilidad fue para ellos un tema esencial, dejando poco a poco fuera los seudónimos y firmando con sus propios nombre. Su lema fue “Vive a cara descubierta”, y les animó a mostrarse en tiempos complicados, hecho que los movimientos radicales sucesivos no siempre hicieron.


La asociación y la revista jugaron un papel importante en la denuncia contra la promulgación de la terrible Ley de Peligrosidad Social española, apoyaron a los activistas catalanes que crearon la revista AGHOIS. Durante un buen tiempo la enviaban clandestinamente a Francia y los editores de ARCADIE la enviaban por correo a España. Un ministro homosexual de la dictadura franquista, Laureano López Rodó,  presionó a las autoridades francesas para acabar esta relación, lo que obligó a buscar otras formas de distribución semiclandestina.


El gobierno francés no solo hizo caso omiso a la petición de Arcadie de denunciar y actuar contra esta ley española, sino que les amenazó de actuar si seguían apoyando a sus compañeros españoles. 


Por todo ello creo interesante recordar a estos activistas franceses que han pasado al olvido, pero que fueron fundamentales en avanzar hacía la plenitud de derechos.



(1)Huard Geoffroy. Los Gais durante el franquismo. Ed Egales.


Más información:


Huard, Geoffroy. Los antisociales. Ed Marcial Pons.


Julian Jackson, Arcadie. La vie homosexuelle en France de l’après-guerre à la dépénalisation:

http://clio.revues.org/9772

 

Giraud, Colin L’homophilie réhabilitée

https://laviedesidees.fr/L-homophilie-rehabilitee.html


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada