dissabte, 12 de març de 2011

EL ESTUDIO FOTOGRAFICO DE HASEM EL MADANI.

Un día un fotógrafo libanés abrió un estudio fotográfico junto a un cine y descubrió como los espectadores al salir de ver sus películas preferidas salían a fotografiarse, como lo hacían entonces las grandes estrellas. Se vestían con pañuelos y pistolas de juguete. A veces, ensayaban besos pero como las personas de distinto género no podían besarse, siempre había uno que hacía de hombre y otro de mujer. Así de fácil:


Madani nació en Sidón. En 1947, Hashem el Madani se trasladó a Palestina en busca de trabajo y empezó a ejercer en Haifa ayudando a un fotógrafo inmigrante judío llamado Katz. Regresó a Sidón un año después, cuando se desencadenaron los acontecimientos de 1948. En Sidón, Madani compró su primera cámara de 35 mm, que le costó 200 liras, y empezó a trabajar como fotógrafo itinerante. Además, transformó un espacio de la casa de su padre para convertirlo en estudio. Hacia 1953, Madani había ganado dinero suficiente para comprar equipos nuevos y alquiló un estudio en el mismo edificio donde se encontraba el Cine Sherezade, en la calle Riad el Solh. Lo bautizó como Estudio Sherezade.

En estos estudios se retrataban los espectadores al salir del cine trasladando anónimamente toda la magia que les había transmitido el último film visionado.











También se dedicó a fotografiar a los obreros y los comerciantes de Sidón(Saida) en sus puestos de trabajo. Existe en la actualidad en esta ciudad un itinerario que recorre estos lugares fotografiados y permite ver como les ha afectado el paso del tiempo.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada