dijous, 17 de març de 2011

LA AMBIGUA SEXUALIDAD DEL FARAON AKHENATON.

Los faraones egipcios eran representados de forma idealizada, en contraste con la representación de las clases mas populares que si tenían un tratamiento claramente realista, como es el caso del Escriba sentado (2500 a JC) del Louvre.  La dignidad divina del Rey de Reyes no permitía una representación en que mostrase el mas mínimo defecto.

Pero este no es el caso de las representaciones de Akhenatón, que aparece con rasgos evidentemente femeninos. El faraón AKHENATHON era representado a menudo en las pinturas, grabados y estatuas, con caderas anchas y pechos femeninos. Una representación realista que contrasta con la de sus antecesores y que no volverá a repetirse.
Museo Egipcio de El Cairo.
Algunos investigadores atribuyen estos detalles a un intento de su reinado hacia la unificación de lo masculino y lo femenino, propio de un culto monoteísta. Otros sugieren que se trata de una indicación de un desorden glandular, suponen que Akhenaton pudo ser "hermafrodita" (en realidad deberian hablar de supuesta intersexualidad). Posiblemente concurrían ambos elementos: un cuerpo masculino con rasgos femeninos le acercaba a la nueva divinidad Atón, un dios bisexual padre y madre de todas las cosas. Por otra parte, también hay representaciones de Akhenaton acariciando a su ahijado Smekhare, lo cual podría indicar una relación homoerótica.

Akhenaton permitió la prostitución masculina y femenina en los templos. Incluso en algunos casos permitió que estos recibieran  un salario regular de las arcas públicas, los prostitutos acostumbraban a ser esclavos sexuales. La costumbre se extendió por todo Oriente, incluido Israel. El Deuteronómio habla de esta presencia en los templos judios.
Algunos investigadores sugieren que Smenhkare, el ahijado de Akhenaton, pudo haberse convertido en Nefertiti, asumiendo este nuevo nombre una vez muerto el faraón. No obstante, esta explicación no encaja con las uniones posteriores de Smenhkare, aunque explica las representaciones deafecto entre el faraón y su ahijado. Tras la muerte Smenhkare, tomó las riendas de Egipto, el denominado “rey niño”, Tuthankamon, que fallecería a los 18 años, presumiblemente asesinado. .
Museo Egipcio de El Cairo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada