dilluns, 7 de març de 2011

PERSECUCIÓN DE LA SODOMIA DURANTE LA EDAD MEDIA.

Las grandes persecuciones contra la homosexualidad empezaron ya avanzada la Edad Media. En el siglo XI aparece por primera vez  la palabra «sodomía» en el Liber Gommorrhianus del monje benedictino Petrus Damianus, para el que la palabra incluía todas aquellas actividades sexuales que no servían para la reproducción, incluidas las relaciones lésbicas. Pero es ya entrado el siglo XIV cuando estas se generalizan.

Las primeras leyes persecutorias emanaron del Edicto de Milán en el 313 por los que perseguía la pedofilia y a los hombres que "perdían su masculinidad". Mas tarde fue el emperador Teodosio el Grande quien dictó leyes contra los hombres que practicaban el "pecado contra natura", leyes que podían sentenciar a muerte a quien mantuviera relaciones homosexuales.

En 1234 el Papa Gregorio IX establece la expulsión y persecución de los monjes sodomitas y la excomunión de los seglares, pronto se extienden por toda Europa leyes parecidas y en 1290 empiezan a parecer las primeras leyes antisodomia en la Inglaterra de Eduardo I. En plena época de oro de las bodas entre personas del mismo sexo.


En la Peninsula Ibérica en 1250 entra la inquisición en Catalunya y las persecuciones contra quienes practican el pecado contra natura. En Castilla Alfonso X el sabio dicta "Las siete partidas" en  las que se describe la sodomía y se define como un pecado de lujuria contra natura, condenado con la pena de muerte para los practicantes y los consentidores.



En Francia Felipe IV inicia la persecución despiadada de los templarios acusandolos de sodomía. En Inglaterra Eduardo II es asesinado  introduciéndole una barra de hierro incandescente por el ano, antes lo fueron sus amantes.



En Florencia se crearon las primeras unidades de persecución contra la sodomía, los oficiales de la noche. Los monjes, como Bernardino de Siena, clamaban contra la sodomía, la persecución se extendió por todo Italia llegando también a Venecia. Allí fueron cerrados establecimientos privados y grupos de danza. La persecución afectó también a las lesbianas, se dictaron leyes que les prohibían cortarse el pelo, o vestirse como hombres

Los hombres indefensos declaraban bajo tortura todo lo que los inquisidores querían, por lo cual se utilizaba a menudo las falsas delaciones para quitarse de encima a rivales incómodos.

Justificaban la persecución en una errónea e interesada interpretación de la destrucción de la ciudad de Sodoma por practicar actos sexuales contra la naturaleza y, por lo tanto, contra Dios.  El acto sexual era una acto de lujuria no destinado a la reproducción.

Las persecuciones fueron marginando a quienes tenían relaciones homosexuales que se vieron oblidados a abandonar el centro de las ciudades y situandose en la periferia. Allí vivían en la mas absoluta marginación social, pero en cambio podían vivir su sexualidad mas libremente, pues la Inquisición no acostumbraba intervenir ya que tampoco había riquezas que incautar.


En principio las sanciones eran monetarias, poco a poco se añadieron castigos corporales, la tortura o incluso la castración, y finalmente llegaron  las ejecuciones. Había dos tipos de ajusticiamiento:

-Las ejecuciones sin derramar sangre: eran por ahogamiento, estrangulamiento o se les encerraba en jaulas donde se les dejaba morir por inanición.

-Las ejecuciones sangrientas: por empalamiento, decapitación,  o lanzados a los perros hambientos.El castigo más común, sin embargo, era acabar quemado en la hoguera.

3 comentaris:

  1. Es una pena que esta Historia no trascienda a la sociedad. Me parece injusto que aún hoy, cuando vivimos en la era de la información, se mantengan los errores del pasado.

    ResponElimina
  2. esas historias es raro que salgan a la luz ya no porque no tengan interés, si no por el hecho que mucha gente veria lo que se hizo en nombre de uno que esta en los cielos, muchos no les interesa que la dulce obejita pasé a ser el lobo feroz.

    ResponElimina