dissabte, 28 de desembre de 2019

EL DÍA QUE JOAN MIRÓ FUE QUEMADO EN EFIGIE

Este Joan Miró, de Girona, fue condenado en ausencia a la pena de morir en la hoguera. ¿Fue un caso aislado? Aquí lo cuento:

Escudo de la Inquisiciñon, 1798. Girona, Casa de la Inquisición.


Los territorios que hoy forman parte de la provincia de Girona no se destacaron por la persecución de la sodomía o el pecado nefando, ni cuando fue competencia del Principado, ni cuando intervino la temible Inquisición. Si en cambio destacó en la persecución de las mujeres sabías, curanderas o mal-llamadas brujas.  Casi todos los casos conocidos vienen a través de los tribunales de Barcelona, ​​si bien estos actos por los que recibieron denuncia podían haber sido cometidos tanto en tierras gerundenses, como no.

Los primeros casos aparecen en tiempos de Jaume II. Ponç Hug de Empúries fue un enemigo acérrimo del rey justo y este aprovechó las leyes decretales del Papa para acabar con enemigos incómodos como lo era él. Este recibió una acusación de su propio hijo, que le acusó de estar en pecado con su propio secretario (1) Poco después el hijo era asesinado.

En el juicio declaró Ramon Sanou de Camprodon. El tribunal no vio sinceridad en su primera declaración y autorizó "tormento". El chico (era pincho de cocina) al ver las herramientas declaró todo lo necesario y más. Curioso siempre lo vio todo y él nunca participó en nada. El tribunal no iba por él y no fue juzgado,

Otro fue Pedro de Xesa, su secretario. Todos los testigos señalaban que hacía más de seis años que manteniendo relaciones sexuales, Era un hombre culto, natural de Ultramort (Empordà), fue su secretario personal y quien levantó las sospechas de su hijo, y quizás fue quien le asesinó. Los interrogatorios llegó a señalar que con él, el conde "hacía de hembra". Una vez hecho el juicio el rey ordenó su detención y este huyó a Girona y se refugió en sagrado donde parece que el obispo le dio asilo. Hay que recordar que Ponç Hug siempre fue un buen aliado de la iglesia y Francia.

Otro gerundense que sale al juicio fue el hijo del conde, fray Ramón de Empúries. Debía ser el sucesor de su padre, pero una acusación de sodomía le apartó del cargo. Para Jaume Riera (2): "No hay ninguna duda de que forman parte de las maniobras para apartar a Fray Ramón del cargo" También señala "Dan la impresión de estar interesados ​​en desacreditar a Fray Ramón". El mismo rey Jaume II terminó alejando a los denunciantes, con cargos. Llegando a reconocer a los muchos hijos naturales de Fray Ramón.(3)

El conde terminó pagando una fuerte suma al rey, fue absuelto y problema resuelto. Y al rey justo nunca más preocuparon las relaciones "antinaturales".

Pero el caso que me ha llamado la atención es la del rico vecino de Girona Joan Miró, acusado de sodomía delante del Tribunal del Santo Oficio en Barcelona, ​​Fue el primer caso que conocemos llevado por este organismo castellano con competencias también en los territorios de la Corona de Aragón, donde además tenía competencias para perseguir la sodomía, con excepción de Mallorca y el Rosellón.

España aun rinde homenajes a este intolerante inquisidor.

Conocemos las denuncias recibidas y de sus importantes negocios en Girona, pero se desconoce cómo fueron o si se trata de una venganza. El caso fue iniciado por la Corte Suprema de Barcelona, ​​pero en 1525 la causa fue pasada al Santo Oficio, una vez este tuvo las competencias. Seguramente por este hecho no aparece como un caso de la Inquisición en algunos legajos. Una vez en manos del Santo Oficio, el inquisidor Fernando de Loaces ordenó su detención. Pero el gerundense huyó a Roma: La Inquisición se quedó sus negocios y ordenó quemar al huido en efigie, El acto se hizo en la plaza del Rey de Barcelona, ​​al pie de la sede del temible tribunal. Curioso, puede ser por tratarse del primero, tal vez por ser un acto simbólico, los tribunales catalanes permitieron esta sentencia de "relajación" (4), hecho que solo volvería a pasar en dos ocasiones más.
Joan Miró huyó a Roma, donde gobernaba un Papa Medicis, Clemente VII, mucho más tolerante y poco amigo del emperador Carlos I. Se desconoce cómo fue su vida en la ciudad de los papas.

Otro caso fue el del esclavo Juan, propiedad del padre Cañete, cura gerundense. Ambos sufrieron tormento en las cárceles secretas, para saltar las leyes catalanas menos amantes en estas torturas. Se confiscaron sus bienes y se desconoce si fue enviado a galeras, En el caso del religioso seguramente sería desterrado y advertido que una nueva sentencia sería más dura.

(1)Procés contra Ponç Hug comte d'Empúries per pecat de sodomia

(2) Sodomites Catalans, Jaume Riera  Editorial Base. 

(3) Se consideraba sodomía todo acto sexual no reproductivo, en el caso de los clérigos también estos.


(4)Relajar, eufemismo. Cuando el Santo Oficio entregaba alguien al brazo seglar para su ejecución, decía que les entregaban para su relajación.

Más:

1 comentari:

  1. Claro que el hecho de ser un hombre adinerado les habra influenciado. La iglesia catolica, siempre usurera.

    XOXO

    ResponSuprimeix

LESBIANAS DENTRO DEL IMPERIO ROMANO