dissabte, 24 de novembre de 2018

BREVE HISTORIA DE LA SODOMÍA V PARTE: LA INQUISICIÓN

En esta quinta parte me centraré en la herramienta más intolerante que usaron los reinos cristianos y la iglesia católica para perseguir la herejía, y en muchos territorios también a la sodomía. Al final del texto colocaré un anexo para mostrar como vivían Papas y Reyes mientras bendecían estas persecuciones.

Quema del caballero de Hohenburg y su sirviente delante de la muralla Zürich por sodomía, 1482

Acceso a los capítulos anteriores: http://leopoldest.blogspot.com/2018/11/breve-historia-de-la-sodomia-iv-parte.html

Hay datos controvertidos sobre en que momento la Inquisición añadió la sodomía a la herejía entre sus objetivos intolerantes. Posiblemente dependía del reino y de la voluntad Papal del momento. Mientras que a Ramón de Penyafort no se le autorizó perseguir la sodomía en el norte de Catalunya, en la misma época a Conrad de Marboug se le mandó a limpiar Alemania y Austria de sodomitas a mediados del siglo XIII. La iglesia ya entonces consideraba a los sodomitas infectados de un mal mas contagioso que la lepra. El sádico Papa Gregorio IX decía:

"Pues si el Dios justo castigará a aquellos cuya flaqueza de espíritu podría excusar de alguna manera, ¿qué destinará el arbitro de la salvación y la condenación eterna a los enemigos de la naturaleza, que falsifican sus hábitos? Cuando estas personas abominables –despreciadas del mundo, temidas del consejo del cielo, que se han vuelto más inmundas que los animales, más viciosas que casi toda cosa viva, que han perdido la razón y destruido la bondad de la naturaleza, que están privadas de luz interior y no distinguen un sexo de otro–, cuando estas personas lleguen a ese juicio terrible, ¿no ordenará que se las torture en el infierno con algún tipo inimaginable de dolor, peor que el que administre a todas las otras almas condenadas?" (1)


En 1227 era elegido Papa Gregorio IX. Una de las primeras medidas que tomó fue el "Propter Scandalia" por el que se prohibía que tanto en monasterios, como en conventos, monjes, frailes o monjas pudieran dormir acompañados, vetando además cualquier presencia masculina en los conventos femeninos. Otra medida destacada fue la bula Excommunicamus que creaba el tribunal del Santo Oficio, organismo dependiente directamente del pontífice, nombrando a los dominicos como inquisidores y estableciendo que los herejes fueran entregados al brazo secular para su castigo. Nombró a Conrad de Marboug como primer Inquisidor de Alemania. Aquí lo explico:   http://leopoldest.blogspot.com/2015/08/conrad-de-marbourg-el-sadismo-del.html 

Este sádico inquisidor disfrutaba torturando a sus víctimas, entre las que se encontraba Isabel de Hungria. 

Amigo personal del Papa Gregrorio IX fue el Inquisidor catalán Ramón de Penyafort. En 1225 escribió su "Summa de Paenitentia" una compilación de textos sobre pecados y su penitencia, en ellos aparecía el pecado nefando, uno de los mas graves pecados que el hombre puede cometer.  "Este pecado reclama una venganza por parte de Dios, porque como dice San Agustín, viola la asociación que debe existir entre Dios y nosotros: la perversión del apetito sexual embrutece la naturaleza de la que Él es su autor" (2).

Consiguió que Gregorio IX  incluyera el pecado nefando como crimen en las "leyes decretales" de obligado cumplimiento en los reinos cristianos, pero los papas siguientes impidieron su deseo de que la Inquisición lo tuviera en sus objetivos.  Aquí lo cuento: https://leopoldest.blogspot.com/2014/12/ramon-de-penyafort-el-predicador.html

San Ramon de Penyafort, frescos de la Sala del Capitolo dei Domenicani. Treviso Tommaso da Modena 1352.

Mientras que en Castilla la persecución de la sodomía era competencia de los tribunales ordinarios, en la Corona de Aragón a partir de 1524 fue competencia exclusiva del Santo Oficio.
Esta decisión estaba motivada en la gran dificultad que tenían los reyes en perseguir personajes molestos o contrarios a la corona. Así Alfonso el Magnánimo, los Reyes Catòlicos o Carlos V no pudieron procesar a varios juristas díscolos del Reino de Aragón, el conflicto tenía relación con el apoyo de este reino a los judíos. El conflicto entre la corona y Sancho de la Cavalleria motivó que Carlos V presionara a Clemente VII (en situación de debilidad tras el saqueo de Roma) y lograra en 1524 que la Inquisición pudiera actuar en Catalunya, Aragón y València contra los delitos de sodomía. Se iniciaba un largo conflicto de competencias. Pero el rey pudo así procesar a personajes molestos como su propio secretario Antonio López, no sin graves enfrentamientos con la justicia de estos reinos.

Castilla exportó en 1579 la Inquisición a sus territorios de América, donde creó tres tribunales: Lima, Cartagena de Indias y México. Los indígenas quedaron fuera de su jurisdicción, al ser competencia de los misioneros. Su principal temor era la presencia de herejes y libros prohibidos en América, que podían pasar ideas diferentes de la línea oficial católica a esos territorios, o "pervertir" a los indígenas. Pero el Santo Oficio no tenía autorización para perseguir el pecado de sodomía, correspondiéndole a la justicia real y al obispo la represión a los/as practicantes del amor que no osaba decir su nombre. Aquí lo cuento: https://leopoldest.blogspot.com/2016/09/la-inquisicion-espanola-y-la.html

Tortura y crema de herejes y brujas.  British Library


A finales del siglo XVI la inquisición llegó a Brasil con competencias para perseguir a la sodomía. En Bahía una mujer acusada de tener un libro prohibido citó a Filipa de Souza, con quien había tenido algún encuentro pasional, aportando la correspondencia entre ambas. Hubo otras detenciones, mas de treinta mujeres, todas ante el temor de que se les aplicara la pena capital acabaron acusándola también.

Filipa con 35 años tuvo que declarar frente el Santo Oficio, allí confesó haber tenido relaciones sexuales con varias mujeres. Tras ello fue humillada publicamente en la picota, mientras su historia era explicada en la catedral de la ciudad para escarnio de sodomitas. Tras ello tuvo que pagar las costas del juicio, antes de abandonar la ciudad camino del destierro. Nada más se supo de ella. Aquí lo cuento:   https://leopoldest.blogspot.com/2016/09/filipa-de-souza-condenada-por-sodomia.html


Aunque los casos contra mujeres lesbianas fueron mas bien por herejía (brujería), encontramos algunos casos en los que fueron acusadas de sodomía. Era por lo que definían como "conocer por detras, especialmente entre los siglos XVI y XVII. En este periodo hay varios casos de hombres condenados por haber conocido mujer por detrás. Conocemos tres casos, dos franceses y un ermitaño. El primer caso era 1578, quien tuvo condena fue la mujer, acusada de adulterio. El segundo en 1578, en este caso el francés natural de Elna, fue acusado de haber forzado a la mujer a tener sexo por detrás, y para aconseguirlo la castigaba con "golpes i asotes", fue condenado por sodomía y enviado a galeras. El tercero fue un ermitaño en 1661, este confesó haber tenido sexo anal con chicos y mujeres, la última de ellas era María Caminades, con la que convivió unos 8 años. La condición de religioso lo salvó de la condena.

La acusación por sodomía contra una mujer que más me ha llamado la atención fue en Aragón, el siglo XVI. Rocío Rodríguez (3) cuenta como una mujer visiblemente asustada confesó: "Mi esposo en alguna ocasión me ha conocido por detrás" (4). El marido tuvo que presentarse ante el tribunal, fue torturado y azotado, después condenado a 5 años de galeras. Ella tuvo pagar las costas del juicio. Aquí lo cuento; https://leopoldest.blogspot.com/2018/05/barcelona-mujeres-sodomia-e-inquisicion.html 

Quema de brujas. 

El Santo Oficio tuvo en los médicos de su tiempo unos colaboradores eficaces. No siempre la profesión médica ha seguido estos bellos preceptos del juramento hipocrático. Lo pudimos ver en los médicos de los campos de concentración alemana. Seguidores suyos en España siguieron sus pasos, un ejemplo fue Antonio Vallejo-Nájera conocido como el Josef Mengele español, quien aconsejó la esterilización eugenésica de las presas republicanas y de los homosexuales, organizando un entramado de torturas represivas en manicomios y prisiones que llevó a muchas personas al suicidio. La función de los cirujanos no era velar por la salud del reo, sino todo lo contrario.


Ricardo Lezcano en su trabajo "Los médicos y la tortura en la Inquisición española" señala:

Dícese, por ejemplo, en causa seguida a una tal Juana Gómez, hilandera de 50 años de edad, torturada por el tribunal de Granada, que habiéndose quedado dos veces desmayada en el potro, "se manda al medico para que la visitase, asistiese y la aplicase remedios con que se hallase más robusta y pudiese continuarse la diligencia". El médico informa que "examinados los pulsos los halla tardos, duros y débiles, que el halito del cuerpo es squalido, señales que testifican ser sujeto de calor natural débil que es el que con façilidad se rinde a cualquier causa que subito corrumpit naturam, como lo es cualquiera acción dolorosa... y lo que esta rea podria tolerar segun sus fuerzas sera hasta el terçer grado del tormento"'. No se sabe qué es más repelente en este caso, si el eufemismo de llamar "diligencia" al tormento o el lenguaje médico, que parece arrancado de la obra de Molière El enfermo de aprensión.

Aquí lo explico:  https://leopoldest.blogspot.com/2015/12/cirujanos-y-el-santo-oficio-una.html  

ANEXO

Muchos Papas mientras tenian amantes masculinos, dictaban leyes contra la sodomía. Otros cobraban impuestos a los "chaperos" para poder construir el Vaticano. Incluso hay un Papa que está enterrado con su "novio". Aquí lo cuento:

Sixto IV, padre de Julio II para quien acabó la Capilla Sixtina, rodeado de jóvenes cortesanos. Una anécdota cuenta que estando enfermo llamó a sus médicos, estos le recomendaron leche de madre, el Papa les contestó que el jugo de jóvenes muchachos le sentiría mejor.
Pero quienes dictaban leyes contra los sodomitas eran los reyes, también muchos de ellos con sus amantes masculinos. Aunque aquí hay más exepciones, como la de Adriano enamorado de Antinoo, cuya muerte fue llorada por todo el imperio romano, o a Pere III el Ceremonioso, que intercedió para salvar la vida a varios sodomitas condenados en Barcelona o Tortosa.  Aquí lo cuento:  https://leopoldest.blogspot.com/2017/11/reyes-en-el-armari-iii.html


Federico II de Prusia tuvo que contemplar la ejecución de su amante siendo aún príncipe.



(2) Riera i Sans, Jaume. Sodomites catalans. Història i vida, s XIII-XVIII. Editorial Base.
(3) Rocío Rodriguez, "Sodomía y inquisición"
http://www.ushuaiaediciones.es/libro-sodomiaeinquisicion.html
(4) Conocer por detrás era un eufemismo utilizado por la Inquisición para señalar el sexo anal.

1 comentari:

LESBIANAS DENTRO DEL IMPERIO ROMANO