dilluns, 25 d’octubre de 2010

CUPIDO SOPLANDO EN LA ANTORCHA DE HIMENEO....

Himeneo era un ser mitológico de una gran belleza. Hijo de Dionisio y Afrodita, su presencia en cualquier boda era un buen presagio. Presidió las bodas de los mitos griegos.   



Su belleza enamoró a varios dioses del Olimpo, como Cupido, Apolo o Tamiris,  el bardo que desafió a las musas con su lira.

Su relación con Cupido inspiró la escultura de George Rennie "Cupido soplando en la antorcha de Himeneo para reencender su llama". Esta escultura ofrece una visión desde varios puntos de vista. Las redondeadas carnes de los dos cuerpos desnudos, la belleza de los muchachos, sus genitales que corresponden más a los de un niño que a los de un adolescente, la veladas insinuaciones eróticas, las alas de Cupido, las manos que se tocan, se abrazan… La obra se encuentra en el Victoria and Albert Museum de Londres.


En todas las historias en las que es citado, Himeneo es el adolescente amado (erómenos) y Apolo, Cupido o Tamaris los adultos amantes (erastés).


Mas información:
http://www.p-synd.com/rennie.htm


3 comentaris:

  1. desconocia el significado real del nombre Imeneo,

    ResponElimina
  2. Me ha dejado patidifusa lo que cuentas de la personificación Himeneo. Yo sabia lo que cuento en http://www.mujerpalabra.net/pensamiento/franciscamartincanoabreu/edusexual.htm (martín-Cano):

    "existía la danza del «himeneo» en la que participaban los jóvenes con alegría y algaraza y terminaba en desenfreno sexual y promiscuo, en la cual las jóvenes vírgenes perdían el «himen».

    En otras, como en la cultura romana a principios de época histórica, existía la costumbre de la noche de bodas de que la recién casada se sentaba encima del mutunus tutunus (falo a modo de consolador) para desflorarse / desvirgarse / romperse el «himen», dadas las propiedades maléficas de la virginidad, por lo que no era el esposo el que se lo rompía.
    Y no es hasta que la sociedad patriarcal estuvo ya establecida, cuando se denominó «himeneo» a la celebración de la boda, tras exigírsele a la novia que llegara virgen, y entonces sí que era su esposo el que le rompía el «himen» en el «himeneo»"

    ResponElimina
  3. Por esto también la palabra himno proviene del canto nupcial que precedía la "noche de bodas".
    En este caso he intentado simplemente explicar la escultura de George Rennie.

    ResponElimina