dimecres, 8 de juny de 2011

EL HUMOR EN TIEMPOS DE AUSENCIA DE LIBERTAD. (II) El PAPUS Y BARRABAS.

A inicios de los años 20 Xavier de Echarri creaba dos revistas de humor corrosivo, eran El Papus y Barrabás, esta última centrada en el mundo del deporte.

El Papus salía a la luz en octubre de 1973. Se definía como "Revista satírica y neurasténica", su lenguaje era duro y vasto, sus imagenes no le iban a la zaga, buscando un público joven amante de contenidos poco convencionales.


De contenido antifascista y anticlerical, la censura cerró la revista en dos ocasiones, una en 1975 y la segunda en marzo de 1976, muerto ya el dictador Francisco Franco.

Los grupos fascistas que se movían con gran libertad por la sociedad española atentaron contra la revista. En 1977 la Triple A hizo explotar un paquete en la sede de la revista. Falleció el conseje y hubo 17 heridos mas. Ni la justicia ni la policía actuó contra los culpables.
Además de con las bombas, la revista padeció un asedio legal: cierres, multas y procesos judiciales. Les llegaron hasta 80 denuncias, con otros tantos juicios y sus correspondientes apelaciones.
Los puros que le caían a la publicación podían ser por motivos muy variados. Por ejemplo, mostrar una mujer en paños menores denominada "señorita Pepis" y un señor que le tocaba el culo y que, lógicamente, era "el tocador de la señorita Pepis". En otra ocasión, los fiscales se ensañaron con la "Papunovela", especie de fotonovela que ocupaba las páginas centrales. Se perseguía al Papus y se protegía a sus agresores.

Oscar, Ivá, Fer eran algunos de sus dibujantes junto a escritores como Maruja Torres, Manolo Vázquez Montalbán (Sappo) o Antonio Franco.

El atentado y el posterior acoso judicial contra la revista la hizo languidecer, cerrando definitivamente en 1986. La revista "El jueves" recogió su antorcha y buena parte de sus colaboradores.
Barrabás nació un año antes que el Papus, en 1972. De contenido aparentemente deportivo su humor corrosivo escondía claras críticas al poder establecido.
Entre sus colaboradores estaban Ivá y Oscar Nebrera que trabajaban juntos sus hilarantes tiras comico-satíricas. Intercalaba fotografías de mujeres con poca ropa con los colores de los principales clubs de futbol español.
El dia que Villar empezó su carrerón dándole un puñetazo a Cruift.
Barrabás se caracterizó por su denuncia de la corrupción, los trapicheos y la desvergüenza que imperaba en ciertos sectores del mundo deportivo español. Su estilo, absolutamente nuevo, consistía en tratar la noticia de un modo crudo y directo y tuvo tal efecto que el público, aun conocedor de los resultados deportivos, de los rumores de chanchullos y trampas y demás, compraba ávidamente el semanario cada lunes para ver cómo eran tratados tales temas por él y así fortalecer su opinión.Llegó a tener una tirada de 100.000 ejemplares.


Los periódicos deportivos fueron incluyendo este tipo de humor, ello y la crisis de la editora tras el atentado del Papus llevó al cierre de este semanario en 1977.






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada