dimecres, 15 de setembre de 2010

HOMOSEXUALIDAD: Los Vikingos.

En la sociedad vikinga, una cultura rural y agrícola, la necesidad de tener descendencia para asegurarse el futuro hacía difícil la convivencia exclusivamente homosexual, y como en otras sociedades antiguaseran más corrientes las relaciones bisexuales.

Los antiguos vikingos no lo consideraban algo malo, especialmente practicarla de forma activa, aunque tampoco estaba bien considerada, ya que la palabra ergi se usaba como insulto. Y relacionaban el deseo homosexual con la brujería. Además se pensaba que un hombre que se sometiera sexualmente a otro hombre haría lo mismo en otras áreas, sería un seguidor en lugar de un líder, o estaría en un plano inferior al otro.

Por tanto las objeciones a las relaciones homosexuales eran más bien por afectar al estatus o a la independencia más que por cuestiones morales. A esto se añadiría la cristianización que llevó su tradicional condena.


Pero al igual que en la Antigua Grecia los jovenes guerreros eran introducidos en la vida militar por guerreros adultos, que convivian, dormian y posiblebente tenian sexo juntos.

Se debe tener en cuenta que aquellos vikingos que intentaban evitar el matrimonio debido a su sexualidad eran penalizados por la ley: un hombre que rechazaba el matrimonio era denominado fuðflogi (hombre que huye del órgano sexual femenino) mientras que una mujer que evitaba el matrimonio era flannfluga (la que huye del órgano sexual masculino). Como en otras sociedades antiguas si procreabas podias tener relaciones homosexuales.

Los homosexuales pasivos estaban mal vistos, por ello los vikingos castraban y sodomizaban a los enemigos vencidos: "Además de la violación, los enemigos derrotados frecuentemente era castrados, como se menciona en varios puntos de la saga Sturlunga. Grágás refleja que un klámhogg o "golpe vergonzoso" sobre las nalgas, junto con la castración, o un "gran golpe" (hin meiri sár), estaba al nivel de las heridas que traspasaban, penetraban, el cerebro, el abdomen o la médula: el klámhogg estaba por tanto equiparado a la castración como forma de aplastar de forma vergonzante al derrotado, y se clasificaba entre las heridas que causaban penetraciones serias y cuasi letales en el cuerpo, lo que sugiere con gran certeza que las violaciones o las penetraciones anales forzadas eran inflingidas a los combatientes derrotados. "(Sørenson 68).


Uppåkra, al sur de Suecia, broche del año 900 d.C

La llegada del cristianismo fue el final de estas prácticas, curiosamente en una época en que los ritos de la adelphopoiesis se extendia por Europa.

Mas información:

http://bajoelsignodelibra.blogspot.com/2007/10/celtas.html

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada