dissabte, 25 de setembre de 2010

SAN PELAYO "PATRON DE LA HOMOFOBIA"

Tras la expulsión de los visigodos de la Península Ibérica, la mayor parte de la población hispano-romana aceptó la cultura musulmana y con ella su religión. Se cree que sólo un 25% siguió aceptando el cristianismo. No eran perseguidos, ni tampoco marginados, Debían pagar sus tributos y evitar el proselitismo religioso, se conocen cristianos que ocuparon puestos de importancia en la administración o la milicia del Califato. Incluso se celebraron regularmente Concilios para debatir cuestiones de fe, como si la Trinidad era una sola divinidad o no. Nada parecido ocurría en los territorios llamados cristianos.


Partida de ajedres entre un musulmán y un cristiano.

Pero esta paz se veía a veces rota por algunos fundamentalistas cristianos como el obispo Eulogio que llamaba al martirio como salvación. Mandaba a sus partidarios a la Mezquita de Córdoba a insultar al Profeta y al Corán. Todos estos hechos eran utilizados por los cristianos de los reinos del norte, especialmenete León, para perseguir a los hispano-musulmanes de sus tierras. Es en este contexto en el que aparece Pelayo, un joven de Tuy....
San Pelayo, virgen y mártir.
Según la leyenda, Pelayo era un joven capturado por la milicia hispano-musulmana del Califato. Cuenta  que el califa Abderramán III cuando lo vio se prendó de él, no en vano tenia en su Corte un buen número de bellos muchachos. Todo indica que el Califa requirió sus favores sexuales y al negarse fue martirizado por despedazamiento o desmembramiento mediante tenazas de hierro.

La realidad es distinta. Pelayo era hermano del obispo de Tuy, se pidió rescate por él y este jamás llegó y tras ser abandonado se dedicó al proselitismo religioso por la ciudad califal. La noticia de la tortura y muerte del joven fue utilizada como un ejemplo de santidad y de castidad frente a la homosexualidad.

Martirio de San Pelayo.
Las juventudes falangistas(OJE) utilizaron esta leyenda, utilizándolo como modelo de joven cristiano y mártir. La revista "Flechas y Pelayos" unían su nombre al de otra leyenda muy apreciada por ellos: Don Pelayo. La Iglesia Católica no quiso ser menos y le canonizó como ejemplo de la virtud de la castidad juvenil frente a la homosexualidad.

7 comentaris:

  1. Disfruto un montón leyendo,los sesudos y documentados artículos.Me llama la atención que se rescate la otra historia, empeñada en la leyenda, de este niño de Tuy (Galicia).Era el sobrino de Hermogio,obispo de Tuy, y el que había caido prisionero de las huestes de Abderraman III , por lo que ofreció a su sobrinito Pelayito de diez años para recobrar la libertad...SIC
    Abderraman III fue celebre por la construcción de Medina Azahara hecha en honor de su esposa favorita, y un hombre de una altura, que le aleja de esa historia tejida en torno a Pelayo.¿ Vayan a saber cómo murió el niño y por qué ?
    Es un placer leerle.

    ResponElimina
  2. Xabier Lizarraga Cruchaga20 d’abril de 2011 a les 5:25

    Coincido con Nacho, es un placer leerte y además aprendo mucho. Gracias Leopold.

    ResponElimina
  3. Esto es la versión cristiana de los hechos. Una versión tendenciosa que ha sido utilizada con fines propogandísticos.
    Teniendo todo a su disposición, es verosímil que Abderramán, el califa, ¿se iba a fijar en un joven cristiano prisionero? ¿y además que éste lo iba a despreciar? ¿que despechado lo iba a entregar a los tormentos? Suena como a una fantasía erótica.
    Habría que buscar las fuentes musulmanas sobre el tal Pelayo. ¿existirán? De todas formas la leyenda es interesante: ¿por qué la religión tiene tal apetito las víctimas? No será que es tan sólo para incitar a la violencia, a revanchismo, para sembrar la intolerancia. El cristianismo lejos de ser predicada por sus aspectos pacifistas, se le utiliza como llamado a la guerra, a la destrucción del diferente al que se le acusa de prácticas homosexuales y de querer convertir a los buenos cristianos en homosexuales....

    ResponElimina
  4. Las referencias que tenemos es que el obispo Eulogio, luego santo, enviaba a su gente a poredicar a la mezquita. Insultando al profeta, lo cual era delito penado con la muerte.
    Abderramán III convocó un Concilio para tratar el tema con los cristianos, que condenaron está práctica.
    Posiblemente Pelayo fuera uno de estos.

    Tanto Abderramán como su hijo Al-Hakan tenian una importante cantidad de esclavos cristianos a su servicio, llegando no sólo a ser amantes nsuyos, sino a ocupar altos cargos en la administración.

    ResponElimina
  5. Es notable como la pederastia (atracción por los muchachos; no por los niños) parece haber sido bastante normal en muchos pueblos antiguos; al menos entre ricos y poderosos. Ya mayores, estos jóvenes devenían , al parecer, hombres normales y con familia e hijos. Existirán estudios serios al respecto?, ¿era una práctica más extendida entre los musulmanes?; en la biblia hay casos parecidos, como el de David y Jonatán. La actual demonización de estas relaciones parece relacionada con la fuerte "viejofobia" contemporánea, tal vez derivada del envejecimiento de la población y la necesidad (funcional?) de "matar" a los viejos, de renovar la sociedad.

    ResponElimina
  6. Siempre las mentes deformadas y conciencias envenenadas, solo leeran lo que querran leer. No veo ninguna prueba o antecedente que los hechos es una manipulacion. Les sugiero para enterarse de la veracidad de la vida de San Pelayo Martir, vayan a ver sus restos en Oviedo, cualquiera los guiara. Pregunten por los examenes y antecedentes que confirman la realidad. No es el unico adolescente martir, hay muchos, y no crean aquello que es un pseudoargumento para sus malas vidas. LINK http://www.labotellaalmar.com/vercorreo_lector.php?id=2668

    ResponElimina
    Respostes
    1. hablar de veracidad sobre unos restos en Oviedo señala tu concepción acientífica de la historia. Formate, lee y luego comenta.

      Elimina

POEMA DE MUHAMMAD SHAMS AL-DIN HAFIZ